Primer ministro griego bajo presión por escándalo de escuchas ilegales

El Servicio Secreto reconoció que se habían realizado escuchas a periodistas y diputados. 

Primer ministro griego bajo presión por escándalo de escuchas ilegales

El Servicio Secreto reconoció que se habían realizado escuchas a periodistas y diputados. 

El primer ministro de Grecia, el conservador Kyriakos Mitsotakis, se encuentra bajo presión tras tener que dimitir este viernes tanto su colaborador más estrecho como el jefe de los servicios secretos en relación con un escándalo de escuchas a periodistas y diputados.

(Lea también: Erdogan llega a Rusia para hablar con Putin sobre Ucrania, cereales y Siria)

Todo empezó la semana pasada, cuando Nikos Andrulakis, líder del tercer partido político más grande de Grecia, el socialdemócrata PASOK-Movimiento por el Cambio, denunció ante el Tribunal Supremo que se había detectado un intento de jaqueo de su móvil a través del programa espía Predator. 

En un principio, el Gobierno reaccionó rápidamente al calificar de “muy seria” la denuncia y acentuar que esta “tiene que ser investigada inmediatamente por la justicia”.

Mitsotakis convocó el viernes pasado la Comisión de Instituciones y Transparencia del Parlamento por las denuncias del líder socialdemócrata, en la que el jefe del Servicio Nacional de Inteligencia (EYP, en sus siglas griegas), Panayotis Kontoleon, reconoció que los servicios de esipionaje habían realizado escuchas a periodistas, según testimonios de diputados recogidos por los medios griegos.

La oficina del primer ministro señaló este viernes que Kontoleon renunciaba a su cargo “después de acciones incorrectas que se identificaron en el proceso de la actividad legal» de EYP, según un comunicado.

Menos de una hora antes, el secretario general y sobrino de Mitsotakis, Grigoris Dimitriadis, presentaba su dimisión. La dimisión de Dimitriadis no tiene nada que ver con el caso de las escuchas ilegales con el programa Predator, sino que se debe al «ataque» de un sector de los medios de comunicación contra su persona, según fuentes gubernamentales citadas por los medios griegos.

Una investigación del periódico Efsyn publicada el miércoles, en cambio, revela lazos empresariales entre Dimitriadis y el entorno de Felix Bitzios, antiguo subgerente de Intellexa, la empresa encargada de comercializar el programa Predator.

«La renuncia de Dimitriadis y Kontoleon es una clara admisión de culpa por parte de Kyriakos Mitsotakis por el escándalo de las escuchas ilegales», señaló Nasos Iliópulos, portavoz del principal partido de oposición, el izquierdista Syriza, y recalcó que este caso es una razón más para que Mitsotakis dimita y convoque elecciones anticipadas.

Aunque fue la denuncia de Andrulakis lo que desató estos acontecimientos, esta no es la primera vez que se denuncia en el país intentos de escuchas ilegales a través de programas de espionaje.

Un fiscal griego inició en abril una investigación respecto al caso de Thanasis Kukakis, periodista financiero de CNN Grecia que en 2021 denunció que su teléfono había sido infectado por un programa de vigilancia. El presidente de la Comisión de Transparencia del Parlamento, el conservador Thanasis Buras, había denegado entonces convocar la comisión tras una solicitud de Syriza para investigar las denuncias de Kukakis.

Kontoleon había sido nombrado jefe del servicio de inteligencia un mes después de que el Gobierno conservador ganara las elecciones en julio de 2019, período en el cual el nuevo Ejecutivo cambió también la estructura de EYP para que su jefe y la agencia responda directamente al primer ministro.  

EFE

Más noticias

Estrella de rugby muere de un infarto mientras golpeaba a su noviaHugo ‘Pollo’ Carvajal seguirá preso en España hasta conocerse fallo europeo

Deja una respuesta